sábado, 19 de marzo de 2016

Día del padre.

"Papi, felicidades. Te quiero" y acto seguido junto con un besito me daba su regalo. Salvo aquel año que me lo escondió y me fue dejando pistas para que lo encontrara. Una pista fue hacerla cosquillas hasta que me dijo la siguiente. Fue genial!. Ese regalito que hizo con sus propias manos.

Siempre he dicho que los días del padre, madre, san Valentín, etc... deben ser todos los días del año. Y de hecho lo son. Pero este 19 de marzo, este primer día del padre sin mi hija es especial y doloroso. Su ausencia duele. Pero a la vez, también me siento el mejor padre del mundo.

Mireia siempre me hacía un regalito que hacía ella , esos dibujos, que tanto echo de menos que me haga. Aunque también me daba ese regalo que compraba con la complicidad de su mami.
Pero el regalo más bonito fue su amor, cariño, sus te quiero, su felicidad, su sonrisa, sus besos y caricias...que aún siento con mucha fuerza.

Siempre digo que la herencia que me ha dejado mi hija tras su muerte es ser mejor persona y sobre todo el poder ser padre. Ser padre te cambia. Ser padre te llena como persona. Ser padre es, para mi, lo máximo. Ser padre.
He disfrutado de ser padre de Mireia. Disfruto decir que soy el padre de Mireia. Ha sido tan fácil ser padre de ella. Lo ha puesto tan fácil. He tenido tanta ayuda.

Y permitídme un consejo. Quered a vuestros hijos. Besadlos. Abrazarlos. Vivid la vida con ellos, cada etapa, cada día, cada segundo. Disfrutadlos porque es lo mejor que le puede pasar a una persona. Y como hijos, quered y disfrutad de vuestros padres

Felicidades a todos los padres, en especial a los que hemos perdido una hija o un hijo.

#MireiaTeQuiero

2 comentarios: