jueves, 5 de noviembre de 2015

Fue niña. Fue Mireia

Era un domingo de noviembre del 2002 cuando Merche y yo dábamos un paseo con mis cuñados, Bárbara y Carlos, y mi sobrino Samuel.
- Llevo unos días que me encuentro rara y me duelen las tetas.
- Estás embarazada! dijo Bárbara. A mi me pasó lo mismo cuando Samuel.

Nos reíamos. Nos mirábamos sorprendidos.
- Es imposible. Ha sido solo una vez sin protección. Solo pasa a adolescentes y nosotros ya tenemos casi 30 años, decíamos con risa nerviosa e incrédula.
Enseguida fuimos a una farmacia de guardia a comprar un predictor. Y sí, no hubo lugar a dudas: íbamos a ser padres!!!

Nunca se me olvidará esa sensación de felicidad que me recorrió mi cuerpo. La alegría de ser padre. Pero a la vez me sentía nervioso, extraño ante mi nueva vida, ante mi nuevo rol. Fueron "9 meses" de ilusión, de ganas, de amor, de felicidad, de alegría, de nervios...en los que no me paraba de hacer preguntas: ¿cómo será?, ¿seré capaz de ser padre?, ¿sabré cuidarla?, ¿le podré dar todo lo que necesite?, ¿dónde hay un manual de instrucciones?...me imaginaba una vida perfecta con su madre y con nuestra hija o hijo. Hoy puedo decir que todas esas preguntas han tenido una respuesta muy clara y contundente. Mireia me ha facilitado la labor de ser padre. Ha sido y será para mi, "la mejor hija del mundo". Y su madre, Merche, ha sido el pilar básico.


No sabíamos si era Liberto o Mireia. En las ecografías no se dejaba ver, pero daba igual porque todo estaba bien. Hacíamos apuestas de la fecha de nacimiento, el 27 de julio (aniversario de boda) o para mi cumpleaños, el 31 de julio. Ni una ni la otra ni para el cumpleaños de su tía Bárbara. Nació el 8 de agosto a las 6:20 de la madrugada con un peso de 3,380 gramos y una estatura de 49 cm. Fue niña. Fue Mireia
Fue el día más feliz de mi vida sin lugar a dudas y el motivo era mayúsculo: ERA PADRE DE MIREIA.

Siempre recordaré la primera vez que la cogí en brazos. Los sentimientos recorrían mi cuerpo. Todo era ternura, paz, amor, fragilidad, bonita, dulzura, felicidad, hermosa, emoción, cariño, guapa, hija, padre, protección, nerviosismo...sonrisa.

Me hizo papi. Me ayudó a crecer como persona. Me hace feliz. Me hará sonreír siempre.

#MireiaTeQuiero

16 comentarios:

  1. Precioso. Sentí lo mismo cuando fui padre de Vega

    ResponderEliminar
  2. La sobrina más bonita fue para mí,la alegría de ser tía de ese querubín,tan blanquita tan bonita.Es niña gritamos en esa sala de espera,yo con mi barriga de 7meses,cuanta felicidad,que momentos tan bonitos y cuánta calor.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas palabras y sentimientos!!! T'estimem Sergio

    ResponderEliminar
  4. Preciosas palabras y sentimientos!!! T'estimem Sergio

    ResponderEliminar
  5. Que bonito Sergio. Preciosos recuerdos!

    ResponderEliminar
  6. Es tan real.......que emociona..... Precioso!

    ResponderEliminar
  7. Es niña,es tu niña
    Símplemente maravilloso como todas tus palabras
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  8. Precioso, Sergio. Maravillosos recuerdos.

    ResponderEliminar
  9. Precioso, Sergio. Maravillosos recuerdos.

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito y como me identifico, incluso en las fechas! Mi cumpleaños es el 31 de julio y esperaba a mi hija el 1 de agosto, sin embargo nació el 8 de agosto de 2010!! Maravilloso día en el que nacieron dos princesas. Un abrazo fuerte Sergio

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Que bonito. Me he sentido muy identificada.

    ResponderEliminar
  13. Que bonito. Me he sentido muy identificada.

    ResponderEliminar